Día del Suelo: Sosa insiste, siempre insiste entusiasta, desde INTA

SUELO | 07.07.2017
 Cuidar el suelo, una premisa permanente que se impone en los yerbales
 Presentaron "El Legado", libro dedicado a la conservación de suelos





“Es más barato usar prácticas de conservación que otras prácticas. Si no necesitas rastrear, ya no usas la máquina ni usas gasoil. Ahí ahorras. Lo que te va a costar es generar la cobertura, llegar a aplicar un manejo. Te llevará uno o dos años instalar cobertura verde, pero una vez que está ya es parte de nuestro sistema de producción. Con esto el suelo tiene condiciones físicas, recupera materia orgánica”, explicó el ingeniero Alberto Sosa, técnico de la EEA Cerro Azul, en Misiones.

“Acá hay quien usar fertilizantes o estiércol. Con esto tu producción mejoró, o sea, ya recuperaste tus costos de inversión. Tenemos que producir, bueno, entonces usemos las buenas prácticas. No hay que dar oportunidad a que la erosión se nos presente”, advirtió el hombre, pionero en el uso de la agronomía para la custodia de los recursos naturales desde y para la chacra.

Para recuperar el suelo llevaría miles de años si queremos que el suelo esté en las condiciones que lo encontramos. “Para recuperar un centímetro se habla de cien años”. Pero con optimismo y experiencia, el “Defensor del Suelo” asegura que en tres años se puede lograr una capacidad productiva buena “siempre y cuando le agregues materia orgánica, que el suelo tenga vida, capacidad de reacción”.

Compromiso. “Al suelo le damos poca importancia o no lo tenemos en cuenta. Y es cuando no producimos más o cuando no obtenemos lo que buscábamos en kilos, cuando (recién) nos damos cuenta que hemos degradado o que no tiene capacidad de reacción. Se menciona que es renovable pero si consideramos nuestros años de vida, pueden pasar varias generaciones para poder recuperarlo, si es que iniciamos un camino de recuperación, de manejo conservacionista”, explicó Sosa en diálogo con Carlos Vedoya Recio en Frontera Jesuita.

¿Qué tan degradados están los suelos de la provincia? “Es difícil decir “este suelo está degradado”, porque son varios los aspectos: físico, químico y biológico. Entonces, lo que sí podemos decir es que “tenemos condiciones para hacer producir el suelo, condiciones ecológicas, con temperaturas y precipitaciones que son adecuadas para producir biomasa”, aclaró el técnico. “Entonces manejando el suelo, dándole condiciones de materia orgánica, física, que el agua penetre y se almacene, es posible. A esto hay que agregar la parte nutricional, la química, porque como todo ser vivo necesita alimentarse. Conociendo todo eso, podemos manejarlo y producir”, explicó.

Sosa hace énfasis en un factor clave más, que es la cobertura vegetal. “El suelo tiene un alto riesgo de degradación si vos tenés un suelo “desnudo”. Sin cobertura vegetal, frente a una precipitación abundante con las pendientes que tenemos, favorecemos la posibilidad de la erosión hídrica. Entonces nos lleva material orgánica, y semilla. Nos lleva todo. Ahí vemos un suelo degradado pero, -Sosa insiste, siempre insiste entusiasta-, tiene capacidad de recuperarse”.

Las postales de los yerbales “limpios sin malezas” de emblemática prolijidad son “suelos desnudos”. Y aclara: “Son imágenes del riesgo de la degradación. El suelo desnudo queda lindo, pero ya es parte de una cultura que estamos desarraigando, por suerte. Porque (antes) suelo limpio significaba un buen trabajo, pero realmente no es así, porque rastreamos, usamos herbicidas para eliminar la cobertura, y todo es anti- económico. No necesitamos rastrear. El suelo tiene que estar con cobertura vegetal”

Curvas de Nivel. “Tenemos que tener incorporado que la sistematización, las curvas de nivel, son importantes. Lo primero que tenés que hacer es una planificación del uso del suelo. Es decir, pensar a dónde van a ir los surcos, las fajas protectoras, las cortinas, entre otros. Todo suma para ir contra el riesgo de la erosión”.

El futuro del suelo está en las nuevas generaciones. “Estamos haciendo una fuerte capacitación con los alumnos (de EFAS de Misiones) porque queremos que vayan conociendo lo bueno y lo malo, los riesgos y las potencialidades que tenemos. Con ellos terminamos con un día de práctica en la que hacemos muestreos, curvas de nivel y fertilización”, dijo el ingeniero. “Estamos convencidos que en los chicos está el camino. Seguiremos trabajando con los productores, pero el cambio viene con los chicos que salen del colegio para ir a la universidad o al campo a trabajar con conciencia”, explicó Sosa, siempre entusiasta.