Té: Argentina tiene un consumo per cápita anual de 200 gramos

| 07.08.2017
 Cinco lugares donde tomar té en Posadas
 Científicos chinos presentaron el primer mapa genético de la Camellia sinensis
 Argentina: el tesal del mayor rinde productivo del mundo
 Té: la producción y el mercado están en equilibrio. La oferta turística local, en falta


Foto de NEA RURAL

Está segundo en el ranking de bebidas más consumidas del mundo, detrás del agua, y su historia se remonta a varios siglos: se trata del té, que en la Argentina tiene un consumo per cápita anual de 200 gramos, según la consultora Kantar Worldpanel.

Es una categoría comprada por el 88% de hogares del país en un año, y resulta superada únicamente por la yerba mate (que está presente en 97% de las familias argentinas), dentro del mundo de infusiones.

Según un artículo publicado en el diario La Nación, en los hogares se compra té, en promedio, cada 51 días, frecuencia que se acorta cuando se trata del nivel socioeconómico bajo inferior, donde la compra se realiza cada 41 días. La categoría se destaca por tener un perfil de nivel socioeconómico bajo (logrando 7 puntos más de penetración en la base de la pirámide versus lo que ocurre en la cima, con niveles de 93% y 86%, respectivamente.

Desde la cosultora Kantar Worlpanel aseguran que quienes lo compran son familias numerosas con amas de casa de 50 años a más. De cada $ 100 gastados a los largo de un año en infusiones, $ 11 se destinan a té. El noroeste es la región más importante para la categoría.

Plantación de té | Foto: Ing. Sergio Prat Kricun

La producción nacional de té promedia las 60.000 toneladas, y el 80% se comercializa en el mercado externo. La provincia de Misiones, que concentra el 90% de la superficie implantada del país, es la zona más austral del mundo donde prospera este cultivo.

En la Argentina, la mayoría de las plantaciones de té se realizan a partir de semilla china o asámica, razón por la cual existe una considerable variación en las características de los cultivos. Sólo el 10% es de origen nacional.

La costumbre de servir hojas de la planta del té (Camellia sinensis) para conferir un buen sabor al agua hervida se utilizó por primera vez en China hacia el año 250 antes de Cristo. Desde ese momento se ha expandido a casi todas las regiones del mundo.