Guabirá o guabiroba, un fruto de cáscara amarga y propiedades medicinales

Por José Antonio Radins*. Especial para Frontera Jesuita

BIODIVERSIDAD | 03.11.2017






El guabirá es también conocido como guabiroba. El término Guabirá proviene de la lengua Tupi Guaraní y significa fruto de cascara amarga. Es un árbol que alcanza unos 15 m. de altura, que puede o no perder su follaje en invierno, con una copa densa.

El tronco presenta canales longitudinales, es recto y la corteza se desprende en placas longitudinales. Las hojas son simples, opuestas, de 4-10 cm de largo por 1,5-5 cm. de ancho, con nervios bien marcado, de bordes lisos y ondulados, con textura cartácea y con glándulas que desprenden un aroma agradable cuando las hojas son estrujadas. Las flores son solitarias, de pétalos blancos y con un cáliz persistente (es decir que no se cae y acompaña al fruto). Florece entre septiembre y octubre. Los frutos son bayas globosas, de 1,5 – 2 cm. de diámetro, glabra (sin pelos), dulce, de color amarillo anaranjado cuando madura, con pulpa suculenta y varias semillas de forma arriñonada. Los frutos maduran a fines de octubre y principios de noviembre. Se reproduce fácilmente por semillas, que deben ser sembrados inmediatamente después de extraerlos de los frutos.

Entre los uso del guabirá se destacan los fines ornamentales y la producción de frutos comestibles con alto contenido en vitaminas, alimento para la fauna de la selva misionera (en especial los polinizadores y los dispersores de sus semillas), para trabajos de restauración ambiental. Los frutos se pueden consumir crudos o frescos, o bien en la preparación de jugos, dulces y licores, aunque tiene mucho potencial para otros productos culinarios. Las hojas por sus propiedades astringentes tienen aplicaciones en la medicina popular para el tratamiento de la diarrea y otros trastornos de sistema urinario. La madera es utilizada para leña.

El guabirá es nativo de Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina. En Argentina se encuentra en las provincias de Corrientes y Misiones.

*Profesor de Biología ** Fotos: Archivo de José Radins