Mora amarilla, un fruto del monte que se consume maduro y fresco

Por José Antonio Radins*. Especial para Frontera Jesuita

BIODIVERSIDAD | 19.12.2017







La mora amarilla, pertenece a la familia de las “Moraceae”, su nombre científico es Maclura tinctoria, y sus nombres comunes varían según donde crece (ya que su distribución abarca desde México hasta el Norte de la Argentina) se la conoce como: palo de mora, moral, amora branca, taiúva, mora lisa o mora de clavo entre otros.

Es un árbol con espinas, de 10 a 30 m. de altura, de 50 a 100 cm. de diámetro, con corteza escamosa grisácea. Vale destacar que al realizar un corte del tallo o de sus ramas, la planta expulsa un látex amarillento, de allí uno de sus nombres comunes (mora amarilla). La copa es amplia y densa, con follaje caedizo en época invernal.

Las hojas son simples, verde claras, alternas, de hasta 15 cm. de largo por 3-7 cm. de ancho, con ápice agudo y base redondeada.

La mora amarilla es dióica, es decir que existen plantas que solo producen flores masculinas y no dan frutos y por otro lado plantas de flores femeninas que producen los frutos. Las flores femeninas se agrupan en inflorescencias compactas casi esféricas o alargadas, que luego se transforman en una infrutescencia. La floración ocurre en el mes de octubre, mientras que las infrutescencias maduran a fines de noviembre y el mes de diciembre.

Los frutos tienen una pulpa verdosa a blanquecina, dulce y muy sabrosa, suculenta, que contiene diminutas semillas. Se consumen principalmente frescos, aunque son muy poco conocidos por la población local, además deben estar bien maduros ya que de lo contrario son duros, secos y exudan un látex amarillento.

La madera tiene aplicaciones en carpintería, para leña, mangos de herramientas y ebanistería. Esta especie también es buena para reforestar, para arbolado urbano y excelente como alimento de la fauna silvestre. Por otro lado, la bibliografía le asigna propiedades medicinales y de su madera se puede extraer taninos para curtir cueros y un colorante de color amarillo para teñir fibras.

Se la puede encontrar en Misiones y Formosa. No es una especie muy abundante pero se halla en la mayoría de las masas selváticas de Misiones.

*Profesor de Biología ** Fotos: Archivo de José Radins