Ideal para contratistas, el prototipo de cosecha semi-mecanizada debe garantizar precio

TECNOLOGÍA | 26.01.2018
 Ensayan un nuevo sistema de cosecha semi-mecanizada de yerba a 1200 kilos por hora



De perogrullo: la exitosa implementación de un sistema “semi-mecanizado de cosecha” en el sector yerbatero, no puede perder de vista el precio: el sistema debe garantizar “calidad” en la materia prima. Así lo entiende la misión que motiva al Ing José Stevenson en el diseño de su prototipo pronto a salir a zafra.

La cosecha semi-mecanizada puede traer muchas ventajas, “mientras no sea en detrimento del precio. Por ahí algún inquieto suma tecnología pero cuando va al secadero no está conforme con la calidad y lo que valía 5 pesos, te termina pagando 3”, advierte el técnico que trabaja en las mejoras del nuevo prototipo que diseño y está montando.

La tecnología para cosecha no es nueva; si bien ya existen (grandes) máquinas para la cosecha de yerba que, incluso, requieren yerbales implantados adaptados al embate de las palas mecánicas, todavía son pocos los que pueden aplicarla.

“No planteamos una mecanización global porque la planta no se adapta tan fácilente como sí lo hizo el té, que permite entregar a la industria una materia prima acorde a la calidad que se busca”, explicó Stevenson en diálogo con Carlos Vedoya Recio. “En la yerba no sucede. Hay máquinas desarrolladas hace muchos años que consiguen una cosecha totalmente mecanizada, en relieves que ayudan y terrenos preparados. Estas empresas saben que no van a poder cosechar el 100% de su superficie porque el momento óptimo para la cosecha mecánica es muy breve. Quienes pueden tener 10 meses parada máquina son muy pocos”, agregó en Frontera Jesuita.

Ya no es el productor (en su gran mayoría) quien lleva adelante la cosecha, sino los comercializadores o contratistas quienes ofrecen el servicio de cosecha. “Para mí el futuro del contratita es mecanizarse, más con un implemento semi-mecanizado que puede trabajar en distintas tipografías, porque un tractor entra en todas partes a diferencias de las máquinas que necesitan lotes con poco poca pendiente”, subrayó Stevenson.