Mamoncitos del monte, unos snacks naturales

Por José Antonio Radins*. Especial para Frontera Jesuita

BIODIVERSIDAD | 11.04.2018











Con el nombre de mamón de monte se conocen dos especies de la familia de las Caricaceae. Hoy conoceremos una de ellas, tal vez la menos difundida y de frutos más pequeños, nos referimos a Carica quercifolia, actualmente su nombre científico cambió a Vasconcellea quercifolia. En Brasil se lo conoce vulgarmente como mamaozinho do mato, algo así como mamoncito de monte. Su frutos se consumen de forma natuaral, como unos snacks naturales.

Es un pequeño arbolito, que pierde sus hojas en invierno, y es además muy sensible a las heladas, tiene un tallo que contiene látex (una sustancia líquida blanquecina que contiene papaína, compuesto característico de todos los mamones). El tallo no es leñoso, sino más bien fibroso, por ello se lo puede procesar para consumo humano. Ejemplares adultos se parecen al aspecto que tiene el yacaratiá (otro de los mamones nativos de Misiones). El tronco es liso, de color gris verdoso y con cicatrices en los sectores donde ha perdido sus hojas, es más ancho en la base y se va afinando progresivamente en dirección a la copa y ramas laterales, suele ser muy ramificado, por lo que forma una copa más o menos redondeada.

Las hojas son de color verde, más intenso en la parte superior y más clara en la parte inferior, posee látex blanquecino y tienen un tamaño de 20-30 cm. de largo por 10-15 cm. de ancho, con los nervios bien marcados y de color muy claro (amarillo verdoso) que contrasta con el color de la lámina, están sostenidas por un pecíolo de 3-5 cm.

El mamoncito de monte es una planta dioica, es decir que  tienen pies masculinos y pies femeninos o bien plantas que solo producen flores masculinas y plantas que solo producen flores femeninas, ambas flores son de color amarillo verdosas, ligeramente perfumadas. Las flores masculinas se disponen en racimos, mientras que las femeninas son solitarias y sostenidas por un peciolo corto. Florece a fines de primavera y principios de verano.

Los frutos maduros tienen un tamaño aproximado de 5-7 cm. de largo por 2 cm. de diámetro en su parte media (ya que su forma es fusiforme, angosta en los extremos y ensanchada en la parte media), el color de los frutos maduros es anaranjado y puede presentar a veces una  serie de costillas en la superficie (similar a la pitanga, aunque no tan marcados). La pulpa es escasa, de color amarillo anaranjado, dulce a levemente ácida y con gran cantidad de semillas. Los frutos maduran durante el verano y principios del otoño.

Es una especie que se halla en Brasil, Paraguay y Argentina, distribuyéndose en Argentina en la provincia de Misiones, Salta y Jujuy. Generalmente se la encuentra al margen de la selva o en lugares abiertos, ya que requiere buena cantidad de luz para desarrollarse.

Los frutos se consumen de forma natural o en la preparación de dulces, jaleas o en almíbar. También se puede aprovechar sus tallos, que deben ser descortezados y procesados de acuerdo a su posterior utilización, ya sea rallados, feteados o cubeteados, se pueden preparar platos dulces o salados.

La reproducción de esta especie se realiza por semillas, aunque también es viable por medio de estacas adecuadamente preparadas a tal fin.

*Profesor de Biología ** Fotos: Archivo de José Radins