Tomate de árbol o tamarillo: fruta de monte con múltiples propiedades medicinales

Por José Antonio Radins*. Especial para Frontera Jesuita

BIODIVERSIDAD | 18.06.2018






El tomate de árbol es un pequeño árbol de 3-4 m. de altura, que crece naturalmente en Misiones, pero también en Jujuy, Salta, Tucumán y Santiago del Estero. Recibe otros nombres comunes según el lugar donde crece, como por ejemplo: tomate serrano, tomate andino, mango nórdico, tamarillo.

Este pequeño arbolito se llama científicamente Solanum betaceum, perteneciente a la familia de las Solanaceae. Existen en Misiones 3 especies distintas de tomate de árbol, pero este es el más conocido. En otros países también es nativo, como es el caso de Brasil, Bolivia y Perú.

Las hojas son simples, grandes de hasta 35 cm. de largo por 20 cm. de ancho, con forma acorazonada, de color verde oscuro en la cara superior y más claras en la parte inferior y con glándulas que le dan una textura pegajosa. Las hojas son caducas, y la planta vuelve a rebrotar en primavera.

Las flores son de color blanco, con 5 pétalos y los estambres están reunidos en la parte central siendo de color amarillo, perfumadas y agrupadas en inflorescencias racimosas.

Los frutos son bayas ovaladas, de 8-12 cm. de largo por 2-4 cm de diámetro, de color anaranjados por afuera y con líneas longitudinales más oscuras. La maduración de los frutos se produce a principios del otoño, de sabor dulce acidulado, con abundantes semillas y pulpa carnosa comestible. Por lo general se consumen al natural o preparar salsas y otros platos dulces, también jugos, dulces y postres. Proporcionan hierro, potasio, magnesio, fósforo y vitaminas A, C y E.

Los usos medicinales que se le atribuyen en Colombia y Ecuador están relacionados con las afecciones de garganta y gripe. El fruto o las hojas, previamente calentadas, se aplican durante la inflamación de amígdalas o anginas. Para la gripe, se consume el fruto fresco en ayuno. Otra propiedad atribuida es como remedio para los problemas hepáticos en Jamaica y Bolivia. Suele realizarse salsa de ají de igual manera con este fruto.

La reproducción se lleva a cabo principalmente por semillas. Los principales productores son Portugal, Colombia, Brasil, Nueva Zelanda, Kenia, Sudáfrica, California, India y Sri Lanka.

*Profesor de Biología ** Fotos: Archivo de José Radins