Los hongos y la medicina tradicional

Por Dr. Emanuel Grassi*

BIODIVERSIDAD | 12.07.2018
 Verde que te quiero verde: los Mohos


Los hongos favoritos de la tradición curativa oriental son los que más se han difundido en el mundo, siendo los más populares el Shiitake (Lentinula edodes), el Maitake (Grifola frondosa) y el Reishi (Ganoderma lucidum), abarcando el más diverso espectro de propiedades terapéuticas. Han sido unos de los recursos más explorados por la medicina tradicional china. Tanto es así, que hoy en día muchos de los medicamentos que se prescriben en ese país consisten en preparados de hongos.

¿A qué se debe esta pluralidad de aplicaciones medicinales?

Entre otros compuestos, a los β-Glucanos fúngicos. Los β-Glucanos son algunas de las sustancias más abundantes en la naturaleza. Se trata de grandes moléculas formadas por unidades pequeñas de azúcares unidos entre sí. A pesar de esta abundancia, sólo algunos de estos compuestos tienen verdadera actividad biomédica. En particular, los hongos citados los contienen en buenas cantidades, y su efectividad terapéutica ha sido corroborada en innumerables publicaciones científicas.

Debido a la compleja estructura y a la diversidad de sustituyentes que muestran estas cadenas, son reconocidos por nuestro sistema inmune como antígenos, haciendo que se desencadene una respuesta inespecífica que es muy beneficiosa para el cuerpo.

El trabajo conjunto de micólogos, médicos, farmacéuticos y emprendedores de la producción de hongos, puede hacer que, en un futuro cercano, la alternativa de los β-Glucanos y otros compuestos medicinales fúngicos estén al alcance de todos.

*Director General del IMiBio.

Co-Fundador de Hongos de Argentina.