En Capital llovieron 380 milimetros por encima de lo normal solo en el mes de abril, y unos 486 milímetros más que el promedio histórico para los primeros cuatro meses del año, según datos de la Agencia del INTA Zaiman

CLIMA | 04.05.2017    
"En abril llovieron 554 milímetros"




Un dato: 174, 2 milímetros. Según los registros del INTA Zaimán, es el promedio de lluvias de abril en el departamento Capital de Misiones, al sur provincial. Otro dato: 554 milímetros son los que, según los registros, llovieron solo en el mes de abril pasado, o sea 379,8 milímetros por encima de lo normal, según lo adelantó José Olinuck, responsable de la Estación de Agrometeorología del INTA de la EEA Cerro Azul.

En los registros que lleva el INTA, en una serie que va desde 1968 hasta la fecha, la máxima que se tenían registrada en abril era la correspondiente a las lluvias de 1998, cuando se contabilizaron 463,8 milímetros. “Estas lluvias fueron en el año 1998, en el muy recordado fenómeno del Niño, que fue muy intenso. Lo destacable es que este año 2017 superamos el record anterior con 90,2 milímetros más de lluvias”, comentó Olinuck. 

“En cuanto al primer cuatrimestre del año, de enero a abril, el promedio de lluvias histórico del registro del INTA Zaiman, es de 634,4 milímetros. Este año. En el primer cuatrimestre del 2017, llovieron 1121,2 milímetros, ósea 486,8 milímetros por encima de los normal, en lo que va del año”, destacó el técnico del INTA.

Los registros de lluvias en el Departamento Capital, superaron todos los registros históricos, tanto los mensuales como los cuatrimestrales. “La máxima anterior cuatrimestral corresponde al año 1986, con 1031,2 milímetros”, aseguró.

José Olinuck, a cargo de la Estación de Agrometeorología del INTA de la EEA Cerro Azul dejó un dato más: en 1978 en el INTA de Zaiman, de enero a abril sólo se registraron 279, 4 milímetros de lluvias, marcando así la mínima histórica de sur provincial.

..................................................................................................

Por Eliana Benay